LA PRIMERA VEZ QUE ME COMIERON

Gracias por animarme a continuar, amigas traviesas.

Mi cuñado me obligó a arrodillarme boca abajo y con sus manos separo mis nalgas. Su lengua comenzó recorrer la separación entre ellas provocándome un gemido. Continuo su recorrido y llego a el ano. Me sentía en el paraíso jamás imagine que aquello diera tanto placer. Había dejado de resistirme y ahora me agarraba al borde de la piscina totalmente sumiso. Él detrás mio con su polla saliendo de su bañador. Bajó hasta el inicio de los testículos y ahí creí morirme. Suavemente los acaparó con su boca, mordiendo suavemente toda aquella carne. No bajó hasta mi pene. Sus dedos atrapaban mis nalgas con potencia. Comencé a gemir y a mover mis caderas buscando que su verga me follara. En eso llegó mi cuñada. Me tapé la cara de vergüenza. Mientras ella se desnudaba. Yo permanecía en pompa al borde de la piscina. Para sorpresa mía me puso la parte de arriba de su bikini. Su marido me acabó de  quitar el bañador de entre los tobillos y ambos me obligaron a introducirme en el agua. Allí él me cogió de los muslos apoyandome contra su abdomen. Notaba su polla entre mis piernas y rozando mis testículos. Me obligó a agarrarme a la escalera de la piscina  y comenzó a intertar penetrarme. Ella se introducía ya tres dedos en su precioso coño. En aquel momento eramos dos cerdas lujuriosas. Y ambas queríamos las mismas cosas.
































No comments: