LA REINA DE LA CASA UN SÁBADO POR LA NOCHE

Cogió mis pies y comenzó a pajearse con ellos, yo sentía un poco de asco sentado en el asiento del acompañante. Me pidió que se la chupara, y se me puso tan morcillona que salió del tanga. Comencé a sobarsela, primero tenia un gusto horrible, pero después sentía como golpeaba contra mi garganta y me entraba y salía de la boca. Me sentía como una puta. El culturista empezó a tocarme mi culo, sin darme cuenta me metió un dedo, a lo cual no reaccione. Me dio vuelta y me dijo que me quedara quieto, empezó a chuparme el culo y lo dejo lleno de saliva. Luego sentí como me metía la cabeza enorme de su polla, fue poco doloroso, poco a poco entraba más y más, hasta que me la metió de golpe. Lance un grito de dolor y gusto que se transformo en un: ¡Follame cerdo!. Quería que me regara con su semen todo el cuerpo hasta acabar en mi cara.







































































No comments: