Y AL FINAL LE GUSTÓ

Mi mujer se sorprendió al saber que la ropa que encontró en el coche no era de una amante. Ya le había escamado que me depilara todo el cuerpo y que pasara tanto rato solo fuera de casa. En algunas ocasiones había intuído la situación. La verdad es que creo que le pareció una idea asquerosa. Finalmente me encontraba vestido de mujer, una hermosa mujer castaña por cierto, ante ella. Explicandolo todo. Entre la vergüenza, la resignación y la lujuria. Con el pene semierecto, esperando lo peor, vestido con lencería más cara a la que tenía acostumbrada a ella. Maquillado para incluso poder llorar sin perder la apariencia de putilla casi treintañera. El corsé apretado totalmente para aparentar mayor feminidad, de rodillas sobre aquellos cojines, amanerado y junto a la chimenea. Me empujó, no lo esperaba. Caí de espaldas pero la peluca aguantó bien. Sollozando me cogió con fuerzas de los tobillos. Intentó girarme aunque comprendí la acción y acto seguido me puse a cuatro patas mostrandole mi culito. Separó mi tanga y empezó a comerme el culo. Sus lágrimas y su saliva corrían entre mis nalgas. Me introdujo un dedo, luego dos y al notar aquel orificio que se dilataba poco a poco, acabó por introducir media mano. Gemí como una adolescente. Poco a poco me fuí separando de su mano y me incorporé totalmente erecto. La lancé contra el sofá y coloqué mi pene entre su pequeños pechos. Su cara era una mezcla de odio y rabia. Lamió mi polla con esa mezcla y un poco de lascividad. Acabamos haciendo el amor, mejor dicho follando como animales, sobre los cojines. Lo hice todo lo femeninamente que pude. Fuí lo más ambigüo posible en las posturas. La incité a que me penetrara con sus labios, los de su boca y los de su vagina. La rozó por mi ano mientras me azotaba. No se como acabará todo esto. Pero recuerdo sus palabras finales, sobre mi espalda susurrandome a la oreja: vas a verme follada por otro hombre y a ti te van a dejar el culo escozido, guarra!!...te arrepentirás de lo cerda que yo puedo llegar a ser...

























MI MUJER Y YO SOMOS TUS PUTAS, VUELVE...

Vuelve a follarnos. Haznos sentir mujeres. Inúndanos con su sagrado semen. Cabalgo sobre nuestras suaves grupas temblorosas pero antes azotanos como tú solo sabes. Humillanos vestidas como a ti te gusta, manda y sumisamente obedeceremos tus ordenes como perras que somos. Antes de tu venida solo éramos dos naúfragos sin rumbo. Ahora creemos en tu maravillosa verga. Queremos que nos cubras cuanto antes mejor. Cada vez consigo ser más femenina gracias a mi mujer. El esfuerzo vale la pena. Palpito con solo sentir tu nombre. Oh, señor...no nos hagas sufrir más!!.




























































MAS DIBUS PARA LOS FANS

Estos orientales están obsesionados con lo exagerado o lo mini, no tienen término medio. Lo dejo aquí para los seguidores de este tipo de cómic. En ocasiones rozan lo ilegal al tratar temas un tanto espinosos. Como siempre he censurado los dibujos que puedan inducir a la pedofília. Esta gente se deja llevar por el fetichismo de sus mentes calenturientas y pasa lo que pasa.