SU PRIMERA COMIDA DE POLLA

Después del teatro decidí llevarla a mi piso. Nadie notó nada raro en ella. Menudita, larga melena rubia que en realidad era una cara peluca de pelo natural, falda de tubo y tacones rosas,  medias de rejilla negra y camisa blanca mostrando un inexistente canalillo. Se podría haber confundido con muchas de las jóvenes de la sala, más bien planas. La dejé entrar en el oscuro rellano a ella primera y por detrás introduje mi mano entre la falda, la media y su culito de 18 años. Me arrodillé y se lo comí todo. Estaba totalmente depilada. La giré y le rompí la amplia rejilla. Aparté el tanga negro de hilo y comencé a chuparle los testículos arrugados por la tensión. Desde abajo parecía una estudiante inglesa, pálida y sonrojada en las mejillas. Lamí mi dedo índice y mientras sorbía su pequeño pene le follo su suave ano. La lancé contra la cama y la obligé a desnudarse. Solo estaba vestida con el precioso sujetador, una cadenita de oro en su cintura y los zapatos de tacón. La puse a cuatro patas. Escupí en su culo y acabé lo que mi dedo había comenzado. Pensé en que mi gran verga la destrozaría pero la lujuria abrió camino. Sin querer tiré de la peluca y la dejé pelona. Seguía pareciendo una chica bien maquillada. La giré y me situé sobre ella levantando sus piernas, inusualmente torneadas para ser las de un chico. La sodomicé hasta correrme dentro. Bajó las piernas y nos frotamos mientras le comía la boca. Nuestra pollas húmedas estaban nuevamente duras. Me tumbé boca arriba y me levanté los muslos. Ella comenzó a follarme con su penecito después de ponerse nuevamente la peluca. Era agradable y poco doloroso. Notaba como resbalaba calentita hasta que la sacó y se corrió en mi boca...
















































































No comments: