CON FALDAS Y A LO LOCO

Le levantó la falda y con sus dedos humedecidos buscó su ano. Lo dilató con suaves movimientos en círculo y finalmento lo penetró hasta encontrar el tope. Se la sacó del jeans, bajó su piel y comenzó a penetrarlo mientras le susurraba obscenidades, apoyados contra la mesa de la cocina. La mujer miraba desde ventana del fregadero totalmente embriagada ante el buen recibimiento de su regalo. El joven se había hecho pasar por una vendedora de seguros. El marido ante tanta ambigüedad había caído por unos instantes en la trampa. Pero la pálida vendedora de seguros había sido tan promíscua en su actitud que, él decidió probar aquella delícia como si se tratara de la tarta de cumpleaños. Buscó con la mirada a su mujer pero ella se mantenía agazapada, mirando el femenino y culito del joven follado por la tremenda tranca negra de José. Los grititos se tornaron guturales al introducirse totalmente el miembro. José le mordió el cuello mientras le estiraba de la coleta. Lo inundó todo y el joven se sintió hembra. Carla salió de su escondite y lamió con delicadeza el fluido que brotaba del joven, totalmente exhausto y tendido boca abajo contra la mesa. Su ano había crecido 5 o 6 veces en su tamaño y lucía rosado dejando entre ver su interior. Algo que la volvió loca. Se giró hacia José y le dijo: vuelvetelo a follar.









































No comments: